Páginas vistas en total

TRASTORNOS DE LA ALIMENTACION





Bueno, estas imágenes son para empezar a "abrir boca" y nunca mejor dicho, todas ellas relacionadas con la alimentación, o más allá con los trastornos de la alimentación.
De todos ellos, los más conocidos y sonoros son la anorexia y la bulimia.
Más que nada la anorexia. Siempre en la picota, tanto por la gravedad de la afectación física como por la influencia que tiene sobre el desarrollo de la misma los intentos de imposición por parte de la industria de la moda y el espectáculo de un canon estético nada saludable, inalcanzable, y para mi gusto, antiestético (valga la incoherencia).
La anorexia es un trastorno mental, psicológico, psiquiátrico, como más os guste llamarlo. El trastorno en sí consiste en una alteración en la identificación del propio cuerpo, de una percepción anómala del propio organismo. Los enfermos de anorexia (sí, hay hombres, pero menos que mujeres) por tanto se ven gordos sin importar cuán delgados estén. Y perciben esa gordura como algo negativo, por lo que luchan denonadamente contra esos kilos que creen que les sobran, por todos los medios: disminuyendo la ingesta de calorías y/o aumentando el gasto de energía con una actividad física extenuante y desproporcionada, con el solo objetivo de adelgazar, no de disfrutar.
Para ello se ayudan de todas las triquiñuelas y métodos al alcance de la imaginación y de la medicina para conseguir su objetivo y a la vez no llamar la atención de sus mayores a sabiendas de que la ingesta está muy por debajo y el adelgazamiento muy por encima de lo que sería deseable para ellos. Dejan de comer, y rumian los escasos alimentos que toman, vomitan, usan laxantes y diuréticos (si los tienen a su alcance), aprenden a ignorar el hambre (porque sobre todo al principio tienen hambre, como cualquiera), hacen deporte en toda oportunidad y aumentan la actividad física con cualquier excusa.
A veces para cuando los del entorno nos queremos dar cuenta de lo que pasa, la pérdida de peso ya es importante. Por eso desde todos los medios se insiste tanto en la importancia de la detección precoz. Los amigos, especialmente las amigas, pueden jugar un papel relevante en esto, tanto para ayudar a desmontar esa distorsionada identidad corporal como para ser observadoras directas de la cantidad de comida que la chica (vale, es una generalización, pero es así) ingiere sobre todo cuando está fuera de casa y lejos de la supervisión materna.
La delgadez es llamativa, pierde fuerza, pierde la regla, comienza a salir vello donde no debería tener (una especie de lanugo, como los recién nacidos), pierde la salud, pierde la alegría y hasta pierde los amigos. Porque todo su mundo se resume a perder peso a cualquier precio, esquiva las horas de comer en público, y las celebraciones alrededor de una mesa. Eso aísla. Pierde muchas diversiones porque a veces está débil para seguir el ritmo de actividad de los demás.Y además todos le hablan de lo delgadísima que está, pero para ella nunca es suficiente, y eso le produce angustia.
Si tienes o has tenido anorexia y quieres dejar tu testimonio, o en cualquier caso quieres dar tu opinión, preguntar dudas... siéntete libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario