Páginas vistas en total

sábado, 10 de diciembre de 2016

Los catarros: desagradables...¡pero leves!

Siento hacerme pesada, pero parece que todos los años hay que decir lo mismo.
Los catarros, ¡ay! qué desagradables son, con sus mocos, sus toses, su congestión nasal que no te deja comer ni respirar en condiciones.

Y en los niños... no son más graves, pero nos dan más pena.¿Por qué será?

La cosa es que los catarros, con todo, son infecciones víricas leves de las que nadie nos salva: se pueden coger varios al año sin que signifique que nuestra inmunidad está dañada, no se tratan con antibióticos y duran unos pocos días, nos pongamos como nos pongamos.

El tratamiento es, por tanto, de los síntomas. Simplemente.
Y la prevención, la de la transmisión: LAVAR LAS MANOS FRECUENTEMENTE, toser y estornudar sobre un pañuelo desechable, y desecharlo, o sobre el codo mejor que sobre las manos, y mantener los ambientes de la casa ventilados y limpios.

De todo ello hablamos en El Club de la Buena Gente, por si prefieres verlo que leerlo:


No hay comentarios:

Publicar un comentario