Páginas vistas en total

sábado, 17 de diciembre de 2016

Los tratamiento tópicos para las llagas de la boca

Os parecerá una tontería lo que voy a contaros, pero se ha dado recientemente un par de veces en la consulta, y por eso lo quiero escribir.

Conoceis las piruletitas esas que se usan para las aftas, las llagas de la boca?
Oralsone (R), Aftasone (R) se llaman. Bueno, las Oralsone son las de los adultos, son pastillitas. Las de los niños vienen en un palito, como una piruleta, para que no se las traguen accidentalmente.

A esto, lo que quiero deciros es breve: que estos tratamientos son tópicos, y son más eficaces cuanto más se pongan en la lesión. Allí se ponen y se dejan disolver, sólo si son muchas, es más convenientes dejarlas encima de la lengua para que la saliva se impregne y reparta el medicamento por toda la boca.

Así que nada de tomarlas como un caramelo, chuparlas y tragar la saliva corriendo, porque así no hacen nada, y perdeis el tiempo y el dinero.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Los catarros: desagradables...¡pero leves!

Siento hacerme pesada, pero parece que todos los años hay que decir lo mismo.
Los catarros, ¡ay! qué desagradables son, con sus mocos, sus toses, su congestión nasal que no te deja comer ni respirar en condiciones.

Y en los niños... no son más graves, pero nos dan más pena.¿Por qué será?

La cosa es que los catarros, con todo, son infecciones víricas leves de las que nadie nos salva: se pueden coger varios al año sin que signifique que nuestra inmunidad está dañada, no se tratan con antibióticos y duran unos pocos días, nos pongamos como nos pongamos.

El tratamiento es, por tanto, de los síntomas. Simplemente.
Y la prevención, la de la transmisión: LAVAR LAS MANOS FRECUENTEMENTE, toser y estornudar sobre un pañuelo desechable, y desecharlo, o sobre el codo mejor que sobre las manos, y mantener los ambientes de la casa ventilados y limpios.

De todo ello hablamos en El Club de la Buena Gente, por si prefieres verlo que leerlo:


sábado, 3 de diciembre de 2016

Método científico para novatos (y homeópatas)

Hace unos días a lo mejor pudisteis verme en el programa "La mirada de Bea" tras el programa 75 minutos de Canal Sur, debatiendo con Paco Moya, presidente de la Sociedad Hispanoamericana de Homeopatía, precisamente sobre la homeopatía. Durante 75 minutos se mostraron visiones opuestas de farmacéuticos, médicos, veterinarios y otros trabajadores de la salud.
Especialmente polémica me pareció la fisioterapeuta que, sin miedo ninguno, mezcla la fisioterapia con la osteopatía, y con la homeopatía, y hace diagnósticos que no superarían una revisión de anatomía o de fisiología (ciencia que estudia el funcionamiento de los órganos y sistemas del cuerpo).

Especialmente bien explicado, y admirablemente coherente, la farmacéutica Nuria, que no está dispuesta a vender productos que, de tan poco creer en su eficacia, considera una estafa. Bien por ella.
Os dejo aquí el vínculo para poder ver el programa, si teneis interés y no lo visteis:


http://www.canalsur.es/television/programas/75-minutos/detalle/29.html


http://www.canalsur.es/television/programas/la-mirada-de-bea/detalle/213198.html



A lo largo del debate, en varias ocasiones Paco insistió en el rigor de los estudios que demuestran la eficacia de la homeopatía, cosa que yo pongo en duda. Pongo en duda el rigor, no tengo dudas sobre la nula eficacia de los productos homeopáticos (sigo negándome a llamarlos medicamentos).


No os voy a aburrir haciéndoos leer un "estudio homeopático" "riguroso". Pero os voy a poner un ejemplo coloquial, y quizá algún homeópata que me lea será capaz de acercarse al método científico.

Volvamos al debate. Antes de la grabación estuvimos unos minutos charlando, y resulta que ambos tenemos un gato en casa, e intercambiamos algunas anécdotas sobre nuestras mascotas.
Un homeópata, en su estudio riguroso, nos observará a ambos, tomará notas del color de ojos y pelo, altura, postura de los pies al sentarnos, timbre de la voz, número de palabras utilizadas, y todo tipo de detalles sobre los dos sujetos del estudio.
Después de conocer al dedillo cada insignificante detalle de nosotros, de nuestra biografía... y no encontrar ningún otro aspecto en común, llegará a la conclusión siguiente: tener un gato en casa es la causa inequívoca de la participación en debates televisivos. 
Y estará convencido de la veracidad de los resultados, porque ha hecho una observación detallada y rigurosa.

Ante ello, un científico contestará:
"anda ya, pero bueno, incluso si se diera la circunstancia de que siempre ocurriera, eso no quiere decir que una sea causa de la otra". Muy bien. Con eso, aprendes el significado de la relación causal, que es una forma de asociación o relación, pero no la única".

"encima, dónde está el vínculo entre ambos aspectos". Ese es el concepto de plausabilidad biológica. El primer paso para que podamos conectar los conceptos es que ello sea posible desde el punto de vista biológico.

"además, con la observación de sólo dos casos no puedes generalizar las conclusiones". Ahí le has dado. Bienvenido al concepto del tamaño muestral: es necesario un determinado número de casos dentro de un estudio para garantizar que los resultados no sean fruto del azar. Ese número de casos, el tamaño muestral, se calcula para cada estudio según las características de su diseño. Por este motivo le decía que su experiencia en la consulta no me valía como prueba de nada, ni la mía, ni a él debía valerle de nada para tomar decisiones serias, y menos para creer que son válidas desde el punto de vista metodológico.

Pequeñas nociones, fáciles de comprender, para ir aprendiendo las diferencias entre el método científico en el que yo confío, y el rigor del que alardean los homeópatas, pero que nadie puede ver.

Y así todo. De nuevo, con los homeópatas, ocurre que las palabras no se siguen de pruebas que demuestren la veracidad. Que un señor diga que dispone de estudios rigurosos no lo hace cierto, y si dispone de los estudios, puede que no sean rigurosos. Paco se comprometió a facilitarme los dichosos estudios, en público, con testigos y grabado, pero los estudios no han llegado. No sé si no existen, o no pone la mano en el fuego por el rigor científico, supongo que sabe que no van a pasar la prueba de una lectura crítica.
Cuando la homeopatía demuestre, con un estudio que cumpla con los estándares de calidad científica que se exige al resto de los medicamentos que utilizamos, sus indicaciones, eficacia, y seguridad, empezaremos a hablar en el mismo idioma.

Mientras, el entendimiento es imposible.