Páginas vistas en total

miércoles, 16 de julio de 2014

Vacaciones

Cuando ya creí que no llegaba, llegó. El 16 de Julio. Felicidades a todas las Carmen que me lean, por cierto.
Hoy empiezan mis vacaciones, creo que merecidas. Por eso voy a quitarme el reloj, metafóricamente, y a soltar las llaves del coche (literalmente).
Y también habrá una pausa en las entradas de este blog. En agosto vuelvo con fuerzas renovadas, con nuevas ideas, nuevas ilusiones y nuevos proyectos.
¡Hasta la vuelta!


1376224388322

sábado, 12 de julio de 2014

Enfermedades de transmisión sexual (y III)

Vaya, parece que la serie de enfermedades de transmisión sexual se va a hacer un poco larga, pero es que son muchas… y me parece interesante que sepáis de ellas.
Hoy vamos a comentar sobre la Chlamydia y la Vaginitis; y seguidamente de lo que yo suelo llamar “los virus malos”: VIH y HPV

La Chlamydia es una bacteria, que afecta a uretra en el hombre, y al cuello del útero en la mujer. Sus síntomas son parecidos a los de la gonorrea, y de hecho en ocasiones ambas infecciones coexisten, es decir, aparecen juntas, se padecen a la vez.
Se contagia por contacto con mucosas de la vagina, de la boca, de los ojos, de la uretra o del recto.
En el hombre los síntomas son más evidentes, en forma de secreción por el pene, y a veces dolor al orinar.
En mujeres provoca secreción vaginal y dolor en el bajo vientre.
La gran complicación en ambos casos, es la esterilidad, por obstrucción de los conductos debidos a la inflamación.
Al ser una bacteria, tiene tratamiento antibiótico eficaz.

La vaginitis se refiere, de forma genérica, a la inflamación de la mucosa de la vagina. No siempre es causada por una infección, aunque frecuentemente es causada por microbios que habitualmente forman parte de la flora vaginal, pero al sobrecrecer, se encuentran en una proporción mayor a la habitual y comienzan a crear problemas. Los microbios más frecuentemente envueltos son el hongo Candida, el protozoo Trichomona y la bacteria Gardnerella.
Provocan picor, secreción vaginal, y dolor en la penetración (dispareunia).
VIH significa virus de Inmunodeficiencia Humana. Es el virus que causa el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia humana). A consecuencia de la invasión de este virus en el organismo, se va deteriorando la inmunidad,  el sistema defensivo natural del organismo, de forma que se ve expuesto a infecciones y tumores resistentes a los tratamientos habituales.
La transmisión de este virus es por sangre, semen y flujo vaginal. Por tanto: no exclusivamente por vía sexual, pero TAMBIÉN por vía sexual: por compartir jeringuillas contaminadas, de la madre infectada al hijo durante el embarazo, parto y lactancia; en el ámbito sanitario por transfusiones (ya no ocurre, una vez conocido el virus se analiza cuidadosamente en cada donación, desde hace muchísimos años), por instrumental contaminado.
Actualmente los tratamientos disponibles no son curativos, pero mantienen el virus bajo control; continuamente se van desarrollando nuevas pautas de tratamiento debido a la aparición de resistencias que reducen su eficacia.
Es fundamental para prevenir, el uso de preservativo en todas las relaciones sexuales, sobre todo en caso de múltiples parejas desconocidas, en caso de parejas de alto riesgo, o parejas que han tenido contacto sexual con personas de riesgo.

HPV significa Virus del Papiloma Humano. Este virus tiene muchas distintas cepas, diríamos, diferentes presentaciones; unas más benignas y otras más malignas, de forma que mientras algunas no suponen, en la actualidad, causa de enfermedad en el humano, otras dan lesiones verrugosas como el condiloma, y otras están íntimamente relacionadas con el cáncer de cuello de útero.
Su contagio es por transmisión sexual y es altamente contagioso; de hecho, se calcula que el 75% de la población mundial es portador del mismo.
Los condilomas o verrugas genitales pueden aparecer en vagina, cuello del útero o en genitales externos. Para tratarlos, se utiliza láser, fármacos cauterizantes, electrocoagulación… tratamiento que siempre es más difícil si están muy extendidos.
Cuando el virus altera la célula del cuello del útero la transforma poco a poco hasta convertirla en tumoral, y de esa forma se relaciona el virus a la aparición del cáncer de cérvix.
El tratamiento de este cáncer es quirúrgico, y muy eficaz, en los primeros estadios de la enfermedad, por eso es fundamental el seguimiento de las indicaciones de tu médico en cuanto a la participación en el Programa de Cribado del Cáncer de Cérvix mediante citologías periódicas.
Hace unos años se ha comercializado una vacuna contra este virus, que después del tiempo que ha pasado, sigue en el centro de la polémica en cuanto a su eficacia y su seguridad, por lo que a fecha de hoy, no me pronuncio respecto a recomendar o no su utilización ni dentro ni fuera del Calendario Vacunal que está en vigor en nuestra Comunidad Autónoma.

miércoles, 9 de julio de 2014

Enfermedades de transmisión sexual (II)

Buenos días!
Quedamos en que hoy continuábamos esta serie hablando de la sífilis.
La sífilis en una enfermedad causada por una bacteria, casi siempre transmitida por vía sexual, aunque también puede pasar de la madre al feto durante el embarazo a través de la placenta.
Es una enfermedad “traidora”, en el sentido de que cursa por etapas, cada una de ellas muy característica en síntomas, pero con etapas asintomáticas entre ellas que pueden dar lugar a una falsa sensación de curación y descuidar el tratamiento.
En la primera etapa aparece una úlcera rojiza, en la zona de contacto: genitales, ano o boca. Se llama chancro sifilítico. Dura de una semana a un mes aproximadamente.
La segunda etapa ocurre unos meses después de la infección: con erupción por el cuerpo, ganglios linfáticos, fiebre con malestar general y dolor de garganta. Algunos síntomas desaparecen, pero otros, como la erupción, puede persistir o reaparecer.
La tercera etapa ocurre años después del contagio: con lesiones en la piel y órganos internos, artritis (inflamación de las articulaciones), alteraciones neurológicas (de la sensibilidad) en extremidades, y dolor y limitaciones por daño cardíaco, de cerebro y médula espinal, que da lugar a una forma de andar característica.
Y así llegan las posibles complicaciones: daño cardiovascular, que puede llevar a la muerte, parálisis, trastornos psíquicos, demencia; malformaciones y muerte en el recién nacido.
Tu médico diagnosticará mediante la exploración y el análisis en laboratorio de las muestras de las lesiones y de sangre.
Tiene tratamiento, la penicilina (hay alternativas eficaces en caso de alergia o intolerancia), que suele ser curativa, pero es fundamental y adecuado seguimiento de la eficacia del tratamiento.
Para no extendernos mucho, algunas pinceladas sobre herpes simple.
Esta lesión es causada por un virus. No siempre es de contacto sexual, también puede ser por las manos, pero puede ser por vía sexual, sobre todo si aparece en zonas de contacto: genitales, orales, anales.
Produce dolor e inflamación, picores en la zona, a veces fiebre, a veces dolor al orinar.
Puede aparecer una y otra vez, y hay riesgo de aborto, parto prematuro, malformaciones y muerte de hijos de mujeres infectadas.
Al ser un virus, no existe tratamiento curativo, sino que va orientado a paliar los síntomas. Requiere de un seguimiento prolongado mediante el programa de cribado de cáncer de cérvix, ya que aumenta el riesgo de sufrir esta enfermedad. 

sábado, 5 de julio de 2014

Las enfermedades de transmisión sexual (I)

Se las conocen, como grupo, también por sus siglas, ETS.
Son un grupo de enfermedades que normalmente se transmiten o contagian durante las relaciones sexuales.
No son sólo la sífilis y la gonorrea, que son dos de las más conocidas, aunque no las más frecuentes.
Pueden afectar repetidamente, porque no generan protección y no hay vacunas contra ellas, salvo para el virus del papiloma humano (esa vacuna quizá merece entrada aparte…)
Pueden ocasionar serias y permanentes consecuencias como ceguera, esterilidad, y procesos muy graves. Las mujeres y los recién nacidos son los más vulnerables.
¡Un momento! ¿Recién nacidos? ¿No acabo de escribir y ustedes de leer que se transmiten por las relaciones sexuales? Sí, pero el recién nacido se puede contagiar de esos microbios durante su nacimiento, al paso por el canal del parto.
Las enfermedades de transmisión sexual se propagan rápidamente. Muchas personas se contagian cada año, y el número aumenta de forma continua.
El 85% de los casos aparecen entre los 15 y los 30 años.
Muchas mujeres quedan estériles cada año debido a estas enfermedades.
Si no hay información suficiente se ignoran los síntomas, y eso contribuye a que se extiendan. Por eso hoy desde aquí quiero propagar la información. Por no hablar de la sensación vergonzante de tener una enfermedad de transmisión sexual, por lo que se tiende a ocultarlo y eso también contribuye a su propagación.
Ocurre también que algunos síntomas no son fáciles de detectar, y con el tiempo se puede extender la infección a otras partes del organismo.
En esta entrada y las siguientes, iremos dando algunas pistas sobre las diferentes enfermedades de transmisión sexual.
Comenzamos hoy con la gonorrea.
También llamada Gonococia, la causa una bacteria que prefiere vivir en las áreas templadas y húmedas del organismo, principalmente en conducto urinario y cuello uterino.
Se transmite por contagio sexual: no por uso de servicios públicos, o toallas.
Los síntomas no siempre aparecen claramente, y pueden tardar entre tres días y tres semanas tras el contagio. En hombres puede dar lugar a una secreción por el pene, purulenta amarillenta, escozor al orinar; en mujeres, aumento del flujo vaginal, escozor al orinar, trastornos menstruales, dolor abdominal y cansancio (aunque pueden ser tan débiles los síntomas que pasen desapercibidos).
Aunque los síntomas desaparezcan, la enfermedad progresa en el organismo. Ante la sospecha, has de consultar, por las consecuencias:
En hombres puede aparecer dolor en el pene o inguinal, esterilidad, o infecciones en articulaciones y otros tejidos; en mujeres, enfermedad pélvica inflamatoria (infección de las trompas de Falopio, ovarios y área pélvica) y esterilidad.
En recién nacidos, ceguera permanente por infección ocular (en la actualidad, preventivamente, se ponen gotas en los ojos de todos los recién nacidos inmediatamente después del nacimiento).
Para el diagnóstico es necesaria la exploración médica y en análisis de las secreciones infectadas. El seguimiento tras tratamiento es importante para comprobar que la enfermedad realmente se haya curado y no esté progresando de forma silente (sin síntomas).
El miércoles, sífilis y más.
¡Un saludo!

miércoles, 2 de julio de 2014

La diabetes del embarazo

También llamada diabetes gestacional, es una forma de diabetes que aparece en algunas mujeres durante el embarazo, y puede dar lugar a problemas de salud tanto en la mujer como en su futuro bebé.
Sin embargo, su detección es fácil, y su control resulta muy eficaz.
Hoy vamos a hablar de ello.
Por esto que decimos, es muy importante para la salud de la mujer y del bebé que se hagan las pruebas para detectar la diabetes en el embarazo. Es un análisis de sangre, en ayunas, en el que se mide el nivel de azúcar.
Se hace en todos los embarazos. Ahora, en determinadas circunstancias (edad, sobrepeso, diabetes en embarazos anteriores, hijos nacidos anteriormente con peso superior a 4 kg, familiares de primer grado con diabetes…) o si este análisis resultase alterado, te pueden hacer otra prueba de sobrecarga de glucosa, en la que se hacen análisis antes y después de tomar una bebida con una cantidad de glucosa controlada.
Tu médico o tu matrón (o médica, o matrona… que luego me riñen) serán los indicados para decirte si has de hacerte esta prueba a la vista de tu estado, y cuándo es el momento más adecuado. A ellos es a quien debes preguntar en primera instancia ante cualquier duda.
El el caso de que las pruebas dieran positivas y se diagnosticara una diabetes gestacional, estos mismos profesionales te orientarán en lo que se refiere a las medidas a tomar en cuanto a alimentación, ejercicio, controles y tratamiento en caso de ser necesario (cosa que no siempre ocurre).
¿Y después del parto?
En la mayoría de los casos la diabetes del embarazo desaparece tras el parto. Pero se puede repetir en siguientes embarazos, o que quede como una diabetes estable, inmediatamente o al cabo de unos años. Es por eso que se te hará un seguimiento, para que en caso de que la diabetes persistiera o apareciera, su detección fuera lo más precoz posible.
Los hábitos de vida saludables pueden ayudar a evitar o retrasar la aparición de la diabetes, además de mejorar el estado de salud:
Conseguir y mantener un peso adecuado
Una dieta rica en verduras y fruta, controlada en grasas y calorías, sobre todo en grasas saturadas.
Ejercicio físico habitual. Caminar a paso ligero media hora diaria es suficiente, pero no obligatorio: ¡puedes elegir el tipo de ejercicio que más te guste! Eso facilitará que seas constante en el desempeño.
¡Cuídense!