Páginas vistas en total

sábado, 26 de abril de 2014

Los justificantes médicos para la escuela

Ya ha pasado Semana Santa, y lo que queda de curso escolar va a volar. Con lo que de nuevo, y a pesar de mi resistencia legendaria, me he vuelto a pasar otro curso haciendo justificantes de asistencia para colegios e institutos.
¿Por qué me resisto? Los padres de los estudiantes ya lo saben. Este mensaje es para maestros, jefes de estudios, directores de colegios y mandos de la Consejería de Educación. A los papás sólo les va a suponer un recordatorio.
Porque esos niños no son míos. Son responsabilidad de sus padres.
Me resisto porque la ausencia a clase no es un problema sanitario, ni médico. El control de la asistencia corresponde a profesores y padres. Si los padres o tutores legales saben que el estudiante no está en el centro, y así lo expresa por escrito en el centro, es todo lo que en centro tiene que saber, en mi opinión. Han decidido que el chico o chica no está en condiciones de ir a clase, o la ausencia es por otro motivo no médico, y responden por él. No está haciendo pellas. Están bajo la supervisión de sus padres o tutores. Y aun si no es así, sigue sin ser responsabilidad del médico.
La exigencia por parte del centro de un justificante de asistencia a consulta médica es, de nuevo en mi opinión, considerar que los padres o tutores no son lo bastante responsables de la escolarización de sus hijos, o mienten, y por eso su palabra no es suficiente: es preciso que un médico corrobore la enfermedad del escolar.
Lo que lleva a que los chicos tengan que ir al médico, habitualmente sin cita (porque no hay cita para el mismo día), por patología banal y desde luego no urgente, para poder presentar un justificante de asistencia a consulta médica por dismenorrea, por fiebre controlada, por vómitos durante la noche, dolor de muelas o lo que quiera que sea que le pasa. Por motivos que requieren estar en casa y un poco de paracetamol y dieta, simplemente.
Con lo que multiplican, de forma innecesaria, la presión asistencial que habitualmente sufrimos en las consultas. Y los padres, abochornados, porque comprenden que el motivo no justifica acudir sin cita, “pero es que necesito el justificante”.
El colmo del absurdo es cuando los padres son llamados desde el centro para que vayan a recoger al alumno porque está enfermo. Son recogidos, y de nuevo, exigen el justificante médico. Pero a ver, por lo que más queráis, sois vosotros los educadores los que decís que está enfermo y los sacáis de clase por tos, por fiebre baja, por dolor abdominal, por lo que sea que os parece que no está en condiciones de estar en clase, pero eso no significa que tenga que venir a la consulta de forma urgente. Vuestra decisión de sacarlo de clase en este caso justifica la ausencia mejor que ninguna otra cosa.
En ningún caso ha sido el médico el que ha decidido que el estudiante se ausente. Por favor, asuman cada cual sus responsabilidades. Y por último, que parece mentira tener que decirlo, recuerden que aunque sean menores, tienen derecho a la intimidad y yo obligación de secreto profesional. No pidan diagnósticos. Sólo falta que yo también tenga que justificarme de justificar.

18 comentarios:

  1. Lo mismo es aplicable a empresas y estudiantes más mayorcitos...universidad,postgrado....bla bla

    Recuerdo tener que presentar TODO el curso de enfermedad de 1 año de duración para solicitar un aplazamiento de examen que me impidió estudiar ese curso... El derecho a la intimidad se lo saltan a la torera en muchos sitios, incluso para tramites de pólizas de seguros..vergonzoso!

    Ahora que lo pienso..recuerdo en la escuela se personaron mis padres para comunicarle a la dirección que hicieran el favor de no molestarles cuando si yo decidía irme por estar enferma en clase o si no iba a clase un día! jaja! Desde entonces dejaron "casi" de molestar con chorradas de este tipo

    ResponderEliminar
  2. Desde luego todo es más que cierto , también el derecho a la intimidad es vulnerado con mucha facilidad. incluso en personas que tendrian que acentuarlo por proximidad etc. En el caso que describes lo de los colegios está regido por el inspector pertinente o delegacion , una tontería ,burocracia pura.perfecta tu entrada,

    ResponderEliminar
  3. gracias a ambos por vuestros comentarios! hemos entre todos de hacer que se respeten los derechos indiscutibles del enfermo

    ResponderEliminar
  4. ole, ole, yo creía estar loca por llevar 23 años de profesión negandome a dar justificantes y diciendo que es cosa de los padres, ya que no se me hacía ningún caso, porque los colegios siguen pidiendo justificantes y negandose a hacer algún examen si no llevan el justificante médico.Como madre de alumnos y celadora que dá las citas en el Centro de Salud he decidido este curso cambiar mi postura , ¿de qué manera?: he hecho justificantes sin que tuvieran que asistir a consultas, para mi hija y para los amigos que lo necesitaran, quien hace la ley hace la trampa no?. Así que me parece genial haber leido esto y te aplaudo...voy a compartir e incluso difundir en algunos colegios, con tu permiso. Gracias Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Concha. Creo que todos pensamos parecido, pero por lo visto nadie habla de ello. O al menos no lo bastante alto. Siéntete libre de difundir donde quieras de lo que quieras de este blog.

      Eliminar
    2. Gracias, Concha. Creo que todos pensamos parecido, pero por lo visto nadie habla de ello. O al menos no lo bastante alto. Siéntete libre de difundir donde quieras de lo que quieras de este blog.

      Eliminar
  5. El colmo de la indecencia es cuando el paciente refiere que a la 'empresa' no le es suficiente el justificante que da la administrativa y solicita el informe para la empresa; algo que debe estar penado por la LOPD. No sólo necesitan dia y hasta hora sino quin le ha visto y por qué

    ResponderEliminar
  6. Hola Pilar.
    A diario se ocupan muchas citas de las agendas de los profesionales sanitarios para solicitar un documento que justifique su ausencia física a colegios, trabajos e incluso a la oficina de INEM dificultándose la atención a las personas enfermas que demandan atención sanitaria.
    En el caso de los menores, son los padres los que justifican sus "faltas" a los colegios y también son su padres los que deben de decidir si necesitan o no la consulta a un profesional para tratar el posible problema de salud que en la mayoría de los casos y afortunadamente, se resuelven con cuidados domiciliarios por su familiares.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Ocurre, Daniel, se exigen diagnósticos cuando eso es un derecho protegido del paciente. Parece que el paciente no lo sabe... y debe saberlo. Y Reyes, es cierto que se ocupan muchas citas para trámites administrativos de ese tipò. De acuerdo con el primer párrafo, por tanto. Pero lo del segundo no ocurre. Es como debería ser, pero no como es. Y gracias a esta entrada, descubriendo que no es sólo mi experiencia, al parecer generalizada.

    ResponderEliminar
  8. Hola Pilar, es absurdo que te hagan perder el tiempo con esas cosas, pero creo que no es del todo correcto lo que dices.

    Soy profesor y yo tengo que perder el tiempo justificando las faltas, tampoco tiene ningún sentido pero me obliga la administración (incluso en Murcia desde hace dos años tratan a los de bachillerato como si fueran de la ESO: los Servicios Sociales deberían de intervenir).

    ¿Por qué toda esta burocracia? No sé, cosa de los políticos (creo que sé alguna de las razones pero como no estoy seguro me las callo).

    Pero no culpes solo a los profes. Algunas veces son los alumnos (e incluso algún padre) los que presionan para tener esos justificantes. Los piden para que se les hagan los exámenes cuando a ellos les viene en gana (y que conste que en la ESO creo que se les deben de ofrecer oportunidades para que puedan demostrar capacidades y conocimientos más allá del simple sometimiento a la educación burocratizada; en bachillerato no estoy tan seguro, pero tampoco es de eso de lo que estamos hablando).

    Lo dicho, todos culpables. Quizás también los médicos porque ¿qué hacen recibiendo como urgencia un caso de estos? ¿por qué no se niegan a verlo? ¿por qué no denuncian al que abusa de ese servicio? Y no me vale que me digas que es tu obligación, porque te recuerdo que también es la mía la de pedirle los justificantes.

    Resumiendo. Los responsables creo que son los políticos pidiéndonos cosas a los trabajadores y no poniéndoles seriedad a los pacientes/alumnos(padres) porque podrían dejar de votarlos.

    Un saludo. Que conste que creo que es una soberana tontería que te hagan perder el tiempo con los justificantes a estudiantes, pero no mires solo desde tu perspectiva. Creo que son mayoría los padres responsables, los médicos profesionales y los profesores profesionales: si trabajáramos juntos podríamos mejorar las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Ten por seguro que nada tengo contra los maestros, ni individualmente ni como colectivo. Mi enfado es contra quien os dice, contradiciendo la ley, que los solicitéis. También contra quien me pide diagnóstico, sea quien sea.
      Tengo que admitirlos como urgencia, sin cita, porque en la ley general de Sanidad dice que es el usuario quien establece que la consulta es urgente. Contra ello lo único que me queda, no sólo en el caso del que viene a por el justificante, atenderlo escuetamente en lo que pueda ser urgente en su patología. Por ejemplo, una ciatica: es urgente atender el dolor y descartar compresión nerviosa, que es la única posible complicación grave. El resto de la exploración, pedir pruebas, no es urgente y no lo hago, con el consiguiente fastidio del que piense que se puede saltar la demora de la consulta asi como así. En el caso del que viene a por el justificante: valoro y descarto patología urgente, y no hago el justificante, salvo que no ir a clase sea parte del tratamiento que yo pongo: no hago justificantes cuando padres o maestros son los que han decidido la ausencia. La misma actitud que tengo con las bajas laborales.

      Eliminar
    2. Hola! Ten por seguro que nada tengo contra los maestros, ni individualmente ni como colectivo. Mi enfado es contra quien os dice, contradiciendo la ley, que los solicitéis. También contra quien me pide diagnóstico, sea quien sea.
      Tengo que admitirlos como urgencia, sin cita, porque en la ley general de Sanidad dice que es el usuario quien establece que la consulta es urgente. Contra ello lo único que me queda, no sólo en el caso del que viene a por el justificante, atenderlo escuetamente en lo que pueda ser urgente en su patología. Por ejemplo, una ciatica: es urgente atender el dolor y descartar compresión nerviosa, que es la única posible complicación grave. El resto de la exploración, pedir pruebas, no es urgente y no lo hago, con el consiguiente fastidio del que piense que se puede saltar la demora de la consulta asi como así. En el caso del que viene a por el justificante: valoro y descarto patología urgente, y no hago el justificante, salvo que no ir a clase sea parte del tratamiento que yo pongo: no hago justificantes cuando padres o maestros son los que han decidido la ausencia. La misma actitud que tengo con las bajas laborales.

      Eliminar
    3. Lo dicho. Ojalá legislaran mejor. Mientras tanto, médicos, profesores y padres seamos lo más razonables posibles (mirándolo todo desde el máximo de perspectivas posibles).

      Saludos.

      Eliminar
  9. Entiendo que los justificantes complican el trabajo a unos y a otros. Pero a mi no me parece razonable tener que repetir un examen cada vez que un señor ponga en un papel que a su hijo le dolía mucho la cabeza. Si se nos negara la posibilidad de pedir justificantes, con toda la razón los profesores nos podríamos negar a repetir exámenes a no ser que fuera el padre o la madre a entrevistarse personalmente y explicar de manera creíble las causas de la ausencia del alumno. Eso adelgazaría la burocracia, desde luego, pero complicaría las cosas a muchos, sobre todo padres trabajadores. Y en caso de alumnos mayores de edad, ni siquiera eso, se repetirían exámenes o no, según criterio exclusivo del profesor, o sencillamente no se repetirían para evitar complicaciones.

    ResponderEliminar
  10. Puedo comprender tu razonamiento, pero puedes ver que tal como lo defines, no es un problema sanitario urgente. Se repite la historia dicha por unos y otros, es un problema de credibilidad sobre el testimonio de los padres, lo que no es sanitario. Si los profesores se negaran a repetir exámenes, sigue sin ser un problema sanitario, que es el mismo que en el caso de los alumnos mayores de edad. Aquí, desde el punto de vista de los sanitarios, ocurren dos cosas que no debieran: una, que los alumnos tengan que acudir sin cita al médico sin necesitar al médico, sino un justificante por haber faltado a clase, no ya a exámenes, sino a clases, incluso en el caso en que son los profesores los que afirman que el alumno no está en condiciones de estar en clase (que no es lo mismo que necesitar ir al médico inminentemente). Otra cosa, la presunción de que los padres mienten, lo que me parece un desprecio a los mismos. Ningún médico tenemos ningún problema en que se justifique la asistencia al centro de salud en otras condiciones. De lo que nos quejamos es de que el justificante se convierta en el motivo de consulta, de que en ocasiones se nos pidan diagnósticos que no debemos dar portegiendo la intimidad de nuestros pacientes, y de que la responsabilidad sobre que un alumno se examine o no recaiga sobre nosotros, creo que los centros educativos han de responsabilizarse de sus propias normas. Si se falta el día del examen, a recuperación, que no es ningún drama. Así además sabrían que el que falta el día del examen es que ha de estar realmente enfermo o tener una causa no médica más que importante, pues ha de afrontar las consecuencias, cosa que ahora no pasa, dando por supuesto el buenismo del médico. Lo que no pueden, unos y otros, es convertirnos a los médicos en notarios, cuando habitualmente no somos nosotros los que tomamos las decisiones. Espero haber aclarado las diferentes posiciones en las que nos podemos encontrar, espero que los altos cargos sean capaces de ponerse de acuerdo para que profesores y médicos dejemos de "forcejear" entre nosotros. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco tengo intención de "forcejear" ya que creo que en el fondo estamos de acuerdo.

      Solo indicarte que por lo que yo he vivido no es normal que un profesor le diga a un alumno que no está en condiciones de estar en clase (yo jamás lo he hecho). Lo normal es que el alumno te diga que no se encuentra bien y tú, como no tienes formación suficiente para valorar su situación, le remitas a una llamada telefónica a sus padres.
      Por cierto, no quieres cometer un error en dicha valoración porque podría afectar a su salud. Te informo que puede ser que tengamos unos 300 alumnos y en las reuniones de principio de curso recibimos informes de posibles problemas de salud, muchos de ellos graves y otros incompletos, incompletos porque los padres deciden proteger la intimidad de sus hijos (y por supuesto yo lo veo correcto si ellos así lo determinan).

      Resumiendo. Creo que más que los profesores le digan a un alumno que se vaya por enfermedad es el alumno el que dice que se encuentra mal. Las razones que le impulsan a ir a urgencias las desconozco (esas las sabrán los padres). Nosotros ponemos falta porque el alumno no están y se la justificamos si nos traen una justificación "lógica". El que una falta este o no justificada solo tiene interés:
      · para cuestiones de valoración de determinadas actividades o actitudes (varía si es o no obligatorio y también varia según unas programaciones u otras).
      · para cuestiones de intervención de los Servicios Sociales, por si los padres no están trayendo a los hijos a los Centros Educativos porque por ejemplo están trabajando con ellos.

      Repito. No es por "forcejear" es porque sepas que el argumento de que nosotros les decimos que se vayan del Centro, salvo en contadas ocasiones (que seguro que ocurre en alguna ocasión), creo que no se mantiene. Otra cosa es que cuando lleguen al médico describan la situación, alumnos o padres, de forma distinta a como te estoy describiendo.

      Saludos.

      Eliminar
  11. Naturalmente que el problema no es sanitario. Lo de exigir justificante médico por faltar a clases ordinarias no es habitual, eso sólo sería para absentistas recalcitrantes, al menos en los centros educativos donde he trabajado, que son bastantes. Me parece normal que no queráis ser notarios, antes los profesores tampoco lo eran. Discrepo en que se "desprecie a los padres" por no aceptar su palabra (a menudo escrita en cualquier retalito de papel) como prueba suficiente para repetir un examen con el trastorno que eso conlleva. Es como decir que a un adulto se le desprecia en su trabajo cuando se le exige documentación por haber faltado un dia concreto por causa justificada.

    ResponderEliminar
  12. Sólo quería añadir que no deseo "forcejear" yo tampoco con vosotros, en absoluto. Y también espero que un posible cambio de normativa solucione el problema, pero para todos. Para mi también resulta un problema tener que explicar continuamente por qué no me vale sólo con lo de "Pepito no fue porque estaba algo malito. Firmado su madre".

    ResponderEliminar