Páginas vistas en total

miércoles, 26 de febrero de 2014

mamografía sí, mamografía no

Es el tema de las últimas semanas entre los médicos, debido a los resultados de algunos estudios que han sido publicados recientemente.
No os voy a contar aquí el detalle de los estudios porque esoos va a aburrir un montón, lleno de datos que cuesta la misma vida entender. Pero sí la línea general de pensamiento a que me llevan, igual que a muchos otros médicos.

¿Recordais un post de hace algún tiempo sobre la prevención cuaternaria? La prevención cuaternaria era, si recordais, las estrategias de prevención de los daños causados o que puedan ser causados por la misma actuación sanitaria.
Es algo de lo que hay que ser consciente: que hay pocas cosas en el mundo que no tengan ningún inconveniente (si es que hay alguna) y que hay que hacer un balance entre riesgos y beneficios. Y de ellos, llegar a conclusiones de las que se deriven actuaciones.

Las actuaciones que parecen que cuestan más trabajo son las de "desaprender", las de dejar de hacer algo que llevamos haciendo desde siempre. Pero cuando nos damos cuenta de que algo que hacemos no es lo correcto, hay que dejar de hacerlo de esa forma; o dejar de hacerlo por completo.

Eso es lo que está en la mesa de debates respecto a las mamografías.
El programa de detección precoz del cáncer de mama en España se lleva a cabo en mujeres de los 50 a los 70 años con mamografías cada dos años.
En otros países se hace de otras maneras: desde los 40 años, o con mamografías anuales... como es el caso de Canadá por ejemplo, desde donde han publicado hace dos semanas un artículo en el que dice que esas mamografías no reducen la mortalidad por cáncer de mama, en comparación con mujeres que son exploradas o auto-exploradas (se estudiaron casi 90000 mujeres a lo largo de 25 años).
A pesar de que detectan más tumores, y más pequeños. Pero parece que son tumores que no derían causa de muerte para esa mujer, o que son los mejores tratamientos quirúrgicos y las dianas genéticas las que suponen una diferencia en cuanto a la mortalidad. O que la reducción de la mortalidad es mayor cuanto mayor es la edad de la mujer, puesto que no hay diferencia entre los 40 y los 59 años, y por tanto se empiezan quizá a hacer las mamografías demasiado pronto.
Hay que hacer unas 1000 mamografías para que 1 mujer no muera de cáncer de mama gracias a esa mamografia que se hizo dentro del programa de detección precoz. Claro que no sabemos cuánto hubiera tardado en notarse algo en la mama que la llevara a consultar a su médico y que se diagnosticara y tratara, y si eso hubiera cambiado los resultados. En Canadá, por debajo de los 60 años, parece que no hubiera habido diferencia.
1000 mamografías son mucha radiación sobre las mamas de mujeres presuntamente sanas.
Unas 220 de ellas tendrán un diagnóstico falsamente positivo, es decir, se les dirá que tienen algo que finalmente no tienen, por ello sufrirán procedimientos diagnósticos y terapéuticos agresivos, sufrirán ansiedad, miedo, insomnio.
Lo que sí parece es que aumentan la supervivencia: es decir, que la mujer vive más tiempo a partir del diagnóstico. Claro, parece que se diagnostica antes, lo que no está claro es que muera más tarde; porque lo que parece es que finalmente morirá por la misma causa. O sea, que sabrá durante más tiempo de qué se va a morir. Ya veis que mortalidad y supervivencia no son términos antónimos, aunque algunos periodistas supuestamente especializados no lo tengan tan claro.

En fin, que no está tan clara la bondad del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama. Al menos no de la manera que se hace. No digo que las mamografías sean malas, las pruebas no son ni buenas ni malas, es cómo se usan. Tampoco digo que haya que suprimirlo de momento, pero sí que al menos debería cuestionarse. Porque desde luego, barato tampoco es. Y en tiempos de crisis, digo yo que sería lo suyo dejar de hacer cosas que no son útiles antes de dejar de hacer otras que son imprescindibles.

sábado, 22 de febrero de 2014

lectura crítica, o cómo no zamparse lo primero que nos pongan por delante #nosinevidencia

Internet está lleno de información sobre salud. Demasiado lleno, en mi opinión. ¿Demasiado? ¿Es posible que sea demasiada? Pues sí. Porque se pierde una en un mar de noticias, que a veces son contradictorias. Y eso da lugar a más dudas de las que uno trae, y a desconfianza.
Cuando es cuestión de opiniones, es más que aceptable, incluso deseable, hallar desencuentros. Pueden ser enriquecedores, porque al haber diferentes puntos de vista, podemos mejor formarnos nuestra propia opinión sobre el asunto.

Pero cuando hablamos de información... los datos no son opinables, lo que es, es, no se puede matizar, adaptar o tunear para que se adapte a nosotros.

Y en internet podéis encontrar información en salud útil, contrastada, fiable, y otra no tanto. ¿Cómo distinguirlas? No siempre va a resultar fácil, sobre todo porque si lo que quieres es aprender, es que no sabes lo bastante como para criticar.
Y no todo el mundo está preparado o dispuesto a leer literatura científica. Es muy larga a veces, llena de términos médicos y de datos estadísticos que hacen la comprensión casi imposible.
Pienso... ¿qué haría yo si yo no pudiera recurrir a la literatura científica?

Y de eso os quiero hablar hoy. Voy a utilizar un ejemplo, el más reciente. Un artículo que me manda Paco, mi enfermero. Mi enfermero me refiero al enfermero de familia del cupo del que yo soy médico, no soy su paciente: mi compañero, mi amigo y la mitad más importante de mi equipo.

http://www.saludterapia.com/articulos/generales/a/1702-las-mentiras-del-colesterol.html#axzz2sKtXvF00


Para empezar, la web: una web sobre medicina natural y terapias alternativas. No se les conoce por seguir el método científico, precisamente, así que mal comienzo. No se identifica a la persona o personas que dirigen la página, su formación, no hay datos de contacto.
Si te asomas a conocer el perfil del autor del artículo, encontramos información sobre el número de visitas a sus artículos, cifra a la cual lamento haber contribuido a aumentar. Encontramos un vínculo a un perfil profesional en Jimdo, donde vemos que este señor es de Alemania, de edad incierta, de signo solar Libra, y un currículum de formación plagado de faltas de ortografía que me hacen dudar que haya podido aprender algo en Cambridge.
Me he parado un rato a pensar cómo debe ser ese analizador de sangre no invasivo, y por qué el SAS no lo tiene, con lo bien que debe ir eso sobre todo para los niños, con la penita que da pincharlos, y esos mayores con las venas tan malas...
No satisfecha, lo googleo, y no hallo actividad alguna fuera de su propia web.
Hummmm
Empiezo a leer el artículo, y en una segunda lectura comienzo a hacer búsquedas.
1.- No hallo constancia de la celebración en 2010 de ninguna Feria Internacional de la Dieta Mediterránea.
2.- Este señor tiene conclusiones propias sobre el colesterol, pero no sabemos en qué las basa.
3.- La afirmación sobre el colesterol bueno y el colesterol malo no es una opinión de él, ni un hallazgo propio. Es una realidad. Esas denominaciones no son más que una simplificación para la población general de la acción de la hidroximetilglutarilcoenzimaAreductasa, o sea, del metabolismo de las grasas en el organismo, que a ningún lector no profesional interesa lo más mínimo, y menos con semejantes nombres impronunciables. Quizás no sean las denominaciones más acertadas, pero desde luego son mejores que "el corazón más grande que la caja" y lo de "limpiar las lentillas de las cataratas con láser".
4.- La inflamación de las arterias no puede ser una creencia. Si tiene una hipótesis, debe demostrar que es correcta.
5.- Tampoco se sabe exactamente qué fases de qué procesos ni qué deficiencias orgánicas se inician por esa supuesta acidificación del organismo. Por suerte, el organismo ni se acidifica ni se alcaliniza salvo en gravísimas y excepcionales ocasiones, gracias a un mecanismo regulador del pH que viene de serie en todos nuestros cuerpitos, y que es francamente exacto.
Desde luego, comer pizza precocinada congelada, que no es que sea la dieta ideal tampoco, en absoluto acidifica el organismo. Como mucho, que dé ardores.
6.- Una vez reafirmado en su "conciencia" sobre el colesterol, nos remite a los muchísimos estudios sobre los omega3 de foca concretamente. No valen los omega3 del aceite de lino, no los del pescado... ¿no huele un poquillo a intereses comerciales? Me hace sospechar más aún...
7.- He interrumpido en este punto la lectura para rezar pidiendo que nada ni nadie me impermeabilice las membranas de mis células. Son permeables porque hay cosas en mi cuerpo que deben entrar y salir por ella. Eran permeables cuando nací, mucho antes de saber que existían las focas, cuando mi fuente de omega3 era la leche materna, y desde entonces mis arterias nunca han sido más flexibles. Con X.
8.- Aparece un referente médico: un prestigioso cirujano cardiovascular, del que, una vez googleado, aprendo que perdió su licencia para ejercer la medicina en 2008 después de casi una década de avisos, advertencias, apercibimientos, denuncias y juicios por mala praxis. Se le reconocen más de 5000 intervenciones cardiovasculares, la mayoría de las cuales podrían haberse evitado.
9.- Las dietas no son anti-colesterol. Las dietas, en todo caso, serán pobres en grasas, y prefiriendo las insaturadas a las saturadas, y con omega3 y omega6 equilibrados. Los huevos no son el enemigo. El enemigo es el exceso, como en todo. Las personas que desayunan huevo ingieren menos alimentos a lo largo de las siguientes horas (no del día entero) porque las proteínas son más saciantes que los hidratos de carbono ya que su digestión es más laboriosa. Y la clara de huevo es proteína, básicamente. Pero 2 yemas de huevo contienen casi 800 mg de colesterol, y que hace 10 años fueran 900 mg no lo hace bueno. Sólo menos malo. Comiendo las claras de los huevos nos enriquecemos con sus excelentes y baratas proteínas sin atiborrarnos de colesterol. Contiene triptófano, sí, pero también otros alimentos como la leche, por ejemplo; y tirosina, también presente en muchos otros alimentos.
Son conocidas las propiedades antioxidantes de estos nutrientes. Pero: no se toman sólo en los huevos, de hecho la tirosina la fabrica el propio organismo, así que vamos a no obsesionarnos con ella, y el exceso de proteínas, como en exceso de antioxidantes, también pueden resultar perjudiciales.
10.- La medicina convencional no recomienda dietas ricas en omega6. Recomienda dietas equilibradas entre omega3 y omega 6.
11.- Azúcares refinados y harinas refinadas son hidratos de carbono. No aportan proteínas, ni colesterol ni ninguna otra grasa. No sé cómo han caído en este saco. Si se deben evitar, es por otros motivos.
12.- Aceites vegetales hay muchos, unos más ricos en omega3 y otros en omega6. En general, más saludables que las grasas animales, más aún si no están fritos y refritos.
13.- El problema de las patatas chips y las galletas no son tanto las grasas saturadas, que también como las grasas trans; que como hemos referido en otras entradas, son grasas manipuladas industrialmente, hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas de forma que aporten textura y consistencia, así como retraso en la fecha de caducidad, en los alimentos a los que son incorporadas.
14.- Esa ideación paranoide sobre las autoridades sanitarias y el negocio de la enfermedad se lo deben hacer mirar ambos, el Dr. Lundell y el Sr. Ruiz. La información sobre los alimentos está ahí. Las elecciones personales sobre alimentación no son responsabilidad de su caótico sistema de Seguridad Social, sea cual sea; para ser un negocio, les está saliendo un poco deficitario.


Me ha quedado la entrada un poco larga, pero como veis, analizando un poco se separa la paja del grano. Y recuerda siempre, que ante las dudas, tu médico te puede ofrecer respuestas esclarecedoras. Y a lo mejor, con suerte, encima escribe un blog.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Tengo una rosa tatuada…

No, no, yo no tengo tatuajes.
Y no es que no me gusten, si el diseño es bonito, pero es que en mi mentalidad no entra hacer un tatuaje que no tenga un fuerte significado sobre mi piel, ya que son permanentes.
Yaaaaaa ya ya ya, ya sé que se quitan con láser. No sin riesgo de cicatriz, de momento no son retiradas impecables de la tinta.
Por eso he pensado en compartir esta  información que encontré trasteando por la red, para que, antes de haceros un tatuaje, toméis la decisión con todo el conocimiento.
10 REGLAS A LA HORA DE HACERSE UN TATUAJE
1. Medita serenamente la decisión de realizarte un tatuaje, así como el diseño.
2. Debes hacértelo siempre en un estudio debidamente homologado por las autoridades sanitarias.
3. Asegúrate de que el profesional esté artísticamente capacitado.
4. Exige siempre tintas homologadas en España, o al menos en Europa.
5. Toma con el móvil una foto del frasco de la tinta empleada y guárdala por tiempo indefinido, asegurándote de que figure la marca del fabricante, el nº de registro sanitario, el lote, etc.
6. El color rojo es el que puede llegar a crear más problemas de intolerancia, tanto a corto como a largo plazo.
7. Contrariamente, el color negro es el más seguro.
8. Por si en un futuro deseas quitártelo, los tatuajes de color negro y rojo son los más fáciles de borrar, mientras que el color amarillo, el azul claro y el blanco son los más difíciles.
9. El método más eficaz y seguro para eliminarlo es el láser Q-Switched, pero no todos los equipos son tecnológicamente iguales y por lo tanto, su eficacia no es la misma.
10. Los médicos en general y los dermatólogos en particular, son los profesionales más cualificados para eliminar los tatuajes con garantías técnicas y sanitarias.
Yo personalmente, salvo que encuentre ese diseño significativo, cuando quiera decorar mi piel, seguiré recurriendo a calcomanías y a mi hija o mis sobrinas, que hacen preciosos diseños temporales con sus bolis de colores.
IMG-20130727-WA0004















sábado, 15 de febrero de 2014

Las mascotas



A casi todos los niños les gustan los animales. Eso es un hecho. Y es fácil que un niño quiera, en algún momento, tener un animal en casa.
Perros, gatos, hámsteres, tortugas, peces y pájaros son las mascotas más solicitadas.
¿Qué hacemos? ¿Traemos o no traemos una mascota a casa?
Como todo, tiene ventajas e inconvenientes, y hay que sopesarlo todo antes de tomar una decisión.
Porque no podemos olvidar que la mascota es un ser vivo al que hay que cuidar, atender adecuadamente sus necesidades. Pero los niños de la casa son una prioridad, y su seguridad es lo primero. Por eso no se puede olvidar el riesgo de mordeduras o arañazos, con el consiguiente riesgo de infecciones de las heridas o transmisión de enfermedades.
Las mascotas son una gran compañía. Hay estudios que dicen que las personas que conviven con mascotas van al médico un 15% menos, y hacen una media de 55 minutos más de ejercicio a la semana. Favorecen la socialización de adultos y niños, a los que además mejora la auto-estima y la seguridad en sí mismos. Les ayuda a asumir responsabilidades si colaboran en los cuidados de sus animales, y los hace más disciplinados. Los hace además más empáticos e intuitivos.
La responsabilidad final de los cuidados de los niños y de las mascotas es de los adultos, por lo que los adultos han de valorar, lo primero, su disposición y disponibilidad para cuidar al animalito. Esto es importante a la hora de elegir la especie: no requiere la misma dedicación cuidar un perro que una tortuga.
Luego, el carácter del animal. Importante escoger razas, de perro por ejemplo, pacíficas, adecuadas para la convivencia en familia. 
El adiestramiento del animal es fundamental para evitar los conflictos de convivencia.Y aunque suene feo, también es importante el adiestramiento del humano, que ha de aprender a cuidar y enseñar a su mascota, a atender y respetar sus necesidades.
Problemas de salud entre los miembros de la familia han de ser tenidos en cuenta, como por ejemplo las alergias: pueden hacer que sean más sensibles al pelo o pluma de los animales. Aunque por otro lado, la convivencia con mascotas desde bebés parece ser un factor de protección frente a las alergias por estimular el sistema inmunitario.
Y para no olvidar el aspecto social, no olvidemos que, igual que poseer una mascota puede favorecer las relaciones dentro de la familia y con otros miembros de la comunidad, también pueden causar daños o destrozos a las personas o propiedades de nuestro entorno: de nuevo, la importancia del adecuado adiestramiento del animal en el respeto y la obediencia, y aportarle un clima de tranquilidad y darle el ejercicio que precise para que no acumule ansiedad que altere su conducta. No olvides incluirlo en tu seguro de hogar, para que los daños que llegara a causar queden cubiertos por la póliza.
He encabezado la entrada de hoy con una foto de mascotas. Mascotas anónimas. Pero no puedo separar la médica que soy de la persona que soy, por eso no me resisto a presentaros a mis mascotas:
2013-10-11 12.52.32
Flipa y Fufi, dos galápagos mediterráneos. Flipa es el grande, es como un perro con caparazón. Le gusta comer salchichas y descansar a la sombra de la ropa tendida. Su habilidad más llamativa es la facilidad con la que sube escalones. No le gustan los perros, y a los perros no les gusta él.
Fufi llegó a casa de mi hermana, después se instaló en la de mi madre, y ahora está con nosotras en acogida, temporal, tras haber sufrido un lamentable accidente doméstico. Le encantan los camarones y las caricias de los humanos. En la actualidad está invernando debajo del sofá.
2014-01-09 13.41.29
Currito. Es un hámster ruso macho que llegó a casa estas pasadas navidades. No sigue el prototipo de hámster en la rueda, aún no lo hemos visto subido a ella. Pero es capaz de trepar hasta el infinito y más allá por una almendra o un trocito de manzana.
2014-01-22 20.00.22
Toffee ha estado una semana con nosotros. Es un hámster común que nos la dio con queso, porque detrás de una carita tierna y unos lentos andares, escondía un carácter un poco agresivo y mordedor. Por ese motivo, ya está de vuelta en su lugar de origen. La última vez que lo vi, esta mañana, estaba ya peleando con uno de sus hermanos en la tienda de animales.
IMG-20130501-WA0008
Y Lulú. Una yegua hispanoárabe serena como pocas. Claro que no convive con nosotras en casa, pero es parte de la familia en cierto modo. La sonrisa de mi hija es un reflejo de lo que este animal le aporta día tras día.












miércoles, 12 de febrero de 2014

Caries














¡Qué feo! ¿O no?
La caries es finalmente una de las afecciones más frecuentes, si no la más frecuente, junto con el catarro.
Es una infección, cierto. Participan una serie de bacterias en su aparición. ¿Por qué no las tratamos con antibióticos entonces, y las hacemos desaparecer? ¿No podría inventarse una vacuna?

Pues no, realmente. Porque la presencia de esas bacterias, que no son de una sola clase sino varias, es normal en la boca humana: son parte de la flora bacteriana normal, están siempre, y causan las caries sólo cuando se dan ciertas circunstancias.

De esas circunstancias es de las que vamos a hablar hoy, y de cómo influyen en las diferentes fases de formación de las caries.

Empecemos: la flora bacteriana de la boca está ahí normalmente, para ayudar con la digestión, y protege los tejidos de la ocupación de las bacterias patógenas, es decir, las que causan enfermedades.
Cuando se come, el producto del metabolismo de esas bacterias "buenas" es ácido, y esa acidez ataca al esmalte de los dientes, desmineralizándolo. Después del esmalte, ataca a la dentina o más allá, hasta la pulpa, y ya tenemos la caries. La caries duele porque esos tejidos internos del diente tienen sensibilidad.
Mientras más azúcares se comen, más ácida es la placa dental, y más daño hace.
Mientras más tiempo pasa la placa sobre el diente, más daño hace.

Por eso es importante evitar el consumo de azúcares dentro de lo posible, y por eso la importancia de cepillarse los dientes después de las comidas, y de usar hilo dental al menos una vez al día.

El pH de la saliva se esfuerza en contrarrestar esa acidez, pero a veces no da abasto, sobre todo cuando el consumo de azúcares es excesivo o la higiene es deficiente.

La malposición de los dientes, apiñados, favorece la aparición de caries ya que la placa bacteriana se hace estable en rincones poco accesibles donde la limpieza está dificultada.

Ciertamente hay una predisposición genética, y como contra eso no podemos luchar, sólo queda ser especialmente cuidadoso con el resto de los factores para evitar las caries.

Desde que se demostró que el consumo de fluoruros protege de la desmineralización del esmalte, se procedió a la fluoración del agua de abastecimiento de la red, como medida de Salud Pública; esto redujo drásticamente el número de casos de caries, pero claro: no lo es todo.
Al hilo de esto, recordemos que el suplemento extra de fluoruros no ha demostrado beneficio superior, por lo que no están indicados.

Y no sólo los niños mayores y los adultos están expuestos a la caries: también los bebés, desde que tienen dientes, pueden sufrirlas. Por eso la recomendación de no dar alimentos azucarados a los bebés, menos todavía en biberón, no mojar los chupetes en miel o azúcar, por eso la importancia del lavado de dientes lo más precozmente posible, insistiendo después de las comidas y después de la toma de medicamentos, ya que los jarabes suelen ser muy ricos en azúcar para que tengan un sabor agradable y el niño no los rechace.


¿Por qué es importante evitar las caries?
Por evitar el dolor, por evitar la halitosis, por el gasto económico que supone la cadena de empastes, coronas, endodoncias...y posteriormente implantes o dentaduras postizas cuando las piezas empiezan a perderse; por la afectación estética de una boca con piezas en mal estado.

Pero como si esto fuera poco, resulta que las caries, las piezas en mal estado, la patología buco-dental en resumen, es un factor de riesgo, es decir, predispone a la aparición de enfermedades cardiovasculares.
Cuidando la boca, cuidas el corazón.




sábado, 8 de febrero de 2014

Acné


Aún es invierno, hace frío y vamos cubiertos de ropa.
Pero dentro de nada, cuando menos lo pensemos, empezará a hacer calor, las mangas largas se harán cortas, y entonces los adolescentes, y algunos adultos, recordarán que tienen acné.
¿Y por qué os cuento esto en febrero? Porque si quieres ir al médico para que te ayude a luchar contra el acné, el momento es antes de que haga calor y sol fuerte, porque la mayoría de los tratamientos dan hipersensibilidad al sol.
Pero si eso no es necesario o no es tu opción, van aquí algunos consejos para el manejo del acné en casa:
Algo importante a saber, es que el acné vulgar mejora de forma espontánea sin dejar cicatrices y que no es una enfermedad infecciosa en el sentido de que no se contagia a otras personas.
No se debe prohibir ningún alimento, ya que no se ha comprobado que algún alimento empeore el acné. Sin embargo, si sientes que una determinada comida, como el chocolate, las grasas o nueces aumenta tu acné, sería mejor evitarlas.
Es importante saber que la limpieza excesiva y el uso de cepillos o esponjas pueden agravarlo.
Se recomienda lavar la cara sólo con las manos y usar jabones neutros o jabones ligeramente bactericidas.
Los cosméticos con base aceitosa conviene evitarlos, y usar sólo maquillaje líquido o en polvo (no en crema).
Está contraindicado apretarse los granitos, ya que las lesiones pueden evolucionar dejando una cicatriz.
No se debe exponer demasiado al sol y nunca deben usarse luz ultravioleta artificial ya que el bronceado no mejora las lesiones y, a la larga, deteriora la piel.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Ante la epidemia de gripe...CALMA

Por favor. Calma.

Aunque en los noticiarios de todas las cadenas de televisión se hayan propuesto crear el pánico entre la población. No hay mediodía que no hagan recuento del número de fallecidos por la gripe A.
Y a mí me entran ganas de tirar la tele por la ventana. Pero no, que el genio me va a costar a mí el dinero. Y la ventana tiene rejas.

Pero me hartan y me desesperan, porque la población se asusta. Piensan que es algo grave lo que está pasando si lo sacan contínuamente por televisión.

Así que hoy os voy a contar mi realidad.
Mi realidad es que todos los inviernos hay gripe. Gripe, de la letra que sea. Y es que no sé hasta qué punto interesa informar de forma generalizada sobre cepas diferentes del virus de la gripe. Eso interesa más a los investigadores, a los epidemiólogos y a los que fabrican las vacunas.
El virus de la gripe muta con mucha frecuencia. Mutar quiere decir que sufre variaciones, pequeñas o grandes, en su material genético, que sin dejar de ser el virus de la gripe, lo hace diferente. Esa diferencia lo hace más o menos sensible a la vacuna , de ahí su importancia. Por eso cada año se analiza el virus de la gripe que se va encontrando para fabricarle una vacuna a medida para que sea lo más eficaz posible.
Es como si un hombre moreno se vuelve rubio, o si tiene el pelo liso, resulta que se le riza. No deja de ser un ser humano, pero cambia su aspecto. Por explicarlo de alguna manera.

Pero esas diferencias no hacen que los síntomas sean distintos. No podemos distinguir por los síntomas si una persona con gripe tiene gripe a o gripe estacional "normal"; si pudiéramos, a ver para qué tendríamos que cultivarlos para identificarlos. Sí podemos distinguir la gripe de otras infecciones virales, y dan síntomas distintos porque las causan microbios distintos.

La gravedad de la gripe no depende tanto de la cepa que la cause, en general, como de la situación previa de la persona: si es un bebé, o un anciano, o está debilitado por enfermedades previas, o su inmunidad influida por circunstancias como el embarazo, una medicación que toma, etc... es más fácil que padezca una gripe complicada.

Esos son los factores que hacen que una determinada persona sea considerada "de riesgo", y por lo tanto se le indique la vacunación. Han de vacunarse por tanto quienes tengan más probabilidades de contagiarse, como quien tenga más probabilidades de padecer una gripe grave.

Hasta la fecha, en lo que se conoce, la vacuna de la gripe de este año cubre las cepas que se están hallando en los cultivos. Por tanto, la vacuna ha de resultar eficaz en lo que se espera: en que no cojas la gripe si es posible (se calcula alrededor de un 60% de eficacia) o que sea en una forma leve. Son cifras habituales, y satisfactorias.

Por último: vamos a dejarnos de pamplinas con tanto hablar de la gripe A. La gripe mata miles de personas todos los años en todo el mundo. La A y todas las cepas anteriores. No es necesario convertir eso en una noticia alarmante. Mejor que eso, podrían dedicarse las televisiones a informar a la población, hasta que se aburran, de qué podemos hacer para evitar la gripe.

Por eso voy hoy a refrescar dos entradas del mes de octubre, cuando empezaba la campaña de vacunación, para que valgan de recordatorio.

http://vitanimasporunblog.blogspot.com.es/2013/10/la-vacuna-de-la-gripe.html

http://vitanimasporunblog.blogspot.com.es/2013/10/y-que-mas-podemos-hacer-para-prevenir.html


sábado, 1 de febrero de 2014

Me gusta ser médico de familia

Llevo cinco años y medio trabajando en el pueblo donde trabajo ahora. Es un pueblo amable, pequeñito.
En este tiempo han nacido bastantes niños y niñas. Los he visto recién nacidos, en sus primeras otitis, sus varicelas, el que crece y el que no tanto, los piececitos.
Esta semana ha llegado una de ellas. Acompañando a su mamá, que era la que estaba enferma. Pero quería contarme que estaba muy contenta porque la han pasado al segundo libro de lectura. Y para demostrarme todo lo que está aprendiendo, comenzó a leerme.
La-pa-lo-ma, la-ma-má, el-pa-lo, la-la-na...
Le brillaban los ojitos.
Y a mí.
Es muy bonito ser parte de la vida de los niños, de sus padres, de las familias.
Me gusta pensar que de alguna manera puedo haber aportado algo positivo a la vida de ellos.

Y me la comía a besos, porque al fin y al cabo, la que estaba enferma era la madre.

Me gusta ser médico de familia. Mucho.